0

La muerte como elemento de interés en las novelas de terror

Share

novelas de terror

Muchas personas se preguntan por qué las novelas de terror causan atracción en una gran cantidad de lectores cada día, y no es para menos, porque el género ha ido atrapando a una masa de lectores, gracias a la producción continua de los libros pertenecientes al género. Una muestra de ellos, son los escritos por la autora venezolana Kassfinol.

Resulta que Kassfinol, así como otros escritores notables del género, han incorporado en sus libros de terror un elemento que resulta más que adictivo, misterioso y preocupante para el ser humano: se trata de la muerte, como un fin en sí mismo que termina por silenciar unas voces y revelar otras.

Todo lo que representa la muerte, siempre ha sido objeto de tabú. Las civilizaciones humanas que han tenido un acercamiento y un tratamiento distinto al tema, son consideradas como extrañas por la llamada sociedad occidental de la que aparentemente formamos parte, al menos en apariencia.

De allí que este tipo de temas encontraron una manera de mostrarse que podemos llamar alternativa, porque es la muerte como un acto salvaje, no como algo que implica compasión, tristeza y dolor, sino más bien un evento lleno de energía, ciertamente oscuro, pero lo suficiente claro para dar en el blanco del gusto de los lectores.

novelas de terror

Bajos grados de iluminación

El autor que se aventura a administrar los grados precisos de luz sobre la muerte, es quien consigue captar los oscuros deseos del público, que no terminan de identificarlos hasta cuando se posan sobre las ingeniosas líneas que retratan escenas sangrientas, con altos elementos violentos y cargadas de mucho dinamismo, entre la oscuridad.

No titubeamos al decir que la escritora Kassfinol sabe cómo hacer lo describimos. La autora ha sabido suministrar en sus novelas de terror la cantidad de luz exacta sobre la sombra, a fin de que el espectador (queremos decir lector), pueda ver el rostro de la muerte escenificado en ciertos personajes, que en sus historias viven grandes aventuras sórdidas.

novelas de terror

La muerte nos llama

En nuestro afán de querer ver mostrados todos los misterios que no terminan de dar sentido a nuestra vida (o más bien que le dan sentido), hemos de sentirnos atraídos de una forma inexplicable por todo lo relacionado con la muerte.

Un ejemplo cotidiano sobre esto, podemos encontrarlo en la manera en como la gente lee las páginas de sucesos en los periódicos. Si miramos atentamente, veremos que las personas comienzan a leer por la última página del diario, en vez de hacerlo por la portada.

Esto se explica por sí solo, nos atrae saber que otra gente muere y cómo lo hace. Ahora, el panorama cambia cuando el fallecido tiene algún tipo de vínculo con nosotros, porque allí sí exigimos privacidad.

Hay morbo en el fallecimiento

La contemplación de la muerte es un acto que nos produce morbo, precisamente por el hecho de que nosotros también sabemos que vamos a morir. Cuando las novelas de terror muestran estas horrendas formas de morir, nuestro cerebro se siente atraído por ello, porque sirve para saciar nuestro deseo de no hacerlo, por una parte y de saber cómo puede suceder por otra.

De allí que el nivel de atracción aumenta cuando estos muertos resucitan, no ya como seres redimidos bajo un manto divino, sino como entes acompañados por el oscuro manto que representa morir y volver a la tierra.

Esto podemos verlo en los libros de Kassfinol, que con sus personajes que viajan a la muerte como ir a una ciudad cercana a la nuestra, consigue despertar hasta en el lector más incrédulo, un hálito de interés por este género que cada vez se enriquece con maravillosos textos como los que produce esta venezolana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *